Mercedes Valdeón

Investigación y Misterio

Tomohiro Kato: El asesino fantasma de Akihabara.

Kato es el hijo de una familia burguesa de un suburbio de Aomori, Honshu. Su padre era un mánager importante en una institución financiera. Las notas de Kato se consideraban excepcionales en sus primeros años de escuela, y además era un corredor destacable. Unos años después llegó a ser el presidente del club de tennis en su escuela. Tomohiro era un claro ejemplo de joven japonés exitoso, a pesar de no ser muy agraciado ni muy popular.

Todo eso cambió cuando entró en el instituto Aomori. Sus notas eran lo suficientemente buenas como para entrar siendo la élite, pero rápidamente descendió al número 300 (De unos 360 estudiantes) en el ranking. Sus profesores le describen como "Un estudiante mediocre, que no destacaba en clase ni en sus actividades extracurriculares." Tomohiro no era popular entre sus compañeros. Una de ellas afirma haberle escuchado amenazar a su madre junto a su hermano pequeño. Una conocida de su madre afirma que ella dijo "Es muy doloroso tener que cenar con él. Tengo miedo."

Su madre le presionaba para esforzarse en su educación. Tomohiro intentó siempre cumplir sus expectativas, pero Aomori y la presión social empezaron a ser demasiado para él. Tomohiro empezó a actuar de forma violenta en casa. A pesar de todo, consiguió graduarse de Aomori, y se dispuso a entrar en la prestigiosa universidad de Hokkaido. Suspendió este examen, y se dispuso a intentarlo una vez más al año siguiente. Cuando fracasó de nuevo, decidió apuntarse a una escuela para mecánicos.

Tomohiro entró en la escena otaku de Akihabara, y sus amigos le describen como un dibujante competente. Se perdía durante horas online, y en sus propias palabras estaba enganchado a su teléfono. Durante una conversación con amigos en la que le preguntaron que tipo de mujeres le gustaban, Tomohiro respondió "Solo las bidimensionales." Reconocía sentirse solo, no tener un solo amigo, y deseaba tener una novia. Algunos de sus posts online: "Soy peor que la basura. La basura por lo menos se recicla. No tengo ni un amigo, ni lo tendré nunca, porque soy feo y todo el mundo me ha dado de lado. Si tuviese novia, no estaría enganchado al teléfono, ni hubiese dejado mi trabajo. Un hombre con esperanza nunca entendería esto. Oh, no tengo esperanzas. Lo que quiero hacer: Cometer asesinato. Mi sueño: Monopolizar los programas de televisión... Vi una pareja cariñosa al lado del río. Ojalá se los llevase y los ahogara."

Sus únicas interacciones con otros humanos eran a través de foros de internet. Su entorno le describe como un hombre tímido y callado, que no tenía problemas con nadie.

Tomohiro se describía a sí mismo como "Obstinado y con mal genio" desde su juventud, y afirma que "Estaba acostumbrado a hacer el papel de buen hombre. Es fácil engañar a todo el mundo." Tomohiro trabajaba a tiempo parcial con una empresa de reparación de coches. Nunca se tomaba días libres salvo los que le correspondían, y su contrato fué extendido más allá de su duración inicial. Sin embargo, la empresa planeaba recortar sus empleados temporales de 200 a unos 50, y la empresa de trabajo temporal le aseguró que podría seguir trabajando allí. Tomohiro recibía unos 200.000 Yen (1500 euros) mensuales por trabajar en Kanto Autoworks.

Un día, Tomohiro llegó al taller y descubrió que su mono de trabajo había desaparecido. Tras gritar durante varios minutos preguntando quién le había escondido su ropa, llegó a la conclusión de que "La empresa debe estar contenta de expulsarme." Esto fué la gota que colmó el vaso, y Tomohiro decidió ejecutar un plan que llevaba pensando algún tiempo, incluso escribiendo sobre ello en un blog. El 8 de Junio de 2008, a las 8:45 de la mañana, pasa por casa de un conocido para dejarle una bolsa llena de videojuegos y DVDs. Se marcha diciendo "Voy a llevar este camión a Akihabara. Voy a parar allí un rato y después cogeré un avión al este."

Los mensajes de su blog el día de la masacre decían lo siguiente:

5.21: Que sueño. Voy a conducir hacia la multitud, y si el camión se queda inservible, usaré un cuchillo. Adiós a todos.

5.34: No se me pasa el dolor de cabeza.

5.35: Va a llover. Malo.

6.02: Estoy acostumbrado a hacer de buen hombre. Es fácil engañar a todo el mundo.

6.03: ¿Soy incapaz de tener amigos?

6.10: Parece que la carretera que iba a coger está cortada. Al fin y al cabo, todo está en mi contra.

6.31: Ha llegado la hora. Vamos.

6.39: Parece que voy a tener que luchar contra el dolor de cabeza

6.49: ...... Contra la lluvia

6.50: ...... Contra el tiempo

7.30: Que lluvia tan horrible. Y eso que lo había preparado todo perfectamente.

7.47: Aunque la escala sea pequeña, haré lo que he planeado aunque llueva.

9.48: En Kanagawa y descansando. De momento, todo va bien.

10.53: Atasco enorme. ¿Llegaré a tiempo?

11.07: Shibuya. Es horrible.

11.45: Akihabara. Es el día del "Paraíso de los peatones", ¿No? Ya sólo faltan minutos.

A las 12:33, Tomohiro lanzó el camión contra la multitud de peatones en Akihabara, tras haberse saltado un semáforo poco antes. Atropelló a cinco personas, y cuando un grupo de gente se juntó para asistirlas, Tomohiro se bajó del camión y apuñaló a doce mas con una daga. Algunos transeúntes grabaron imágenes en directo y las retransmitieron en un stream, recibiendo entre 1000 y 3000 visitas. Aunque no se ha guardado ninguno de los vídeos, se ha escrito sobre el suceso en revistas de tecnología y blogs de Japón. De los 17 heridos, seis hombres y una mujer fallecieron. Pocas horas después, la calle estaba limpia y no había señal del suceso, salvo por un pequeño memorial improvisado por transeúntes.

Durante su interrogación, Tomohiro se mostró tranquilo, aunque ocasionalmente lloraba. Alegó estar loco, y el estado preparó algunas pruebas de salud mental.

Un portavoz de la policía dijo lo siguiente: "El sospechoso afirma que vino a Akihabara a matar gente. Dijo que estaba cansado de la vida. De todo."

Al final, Tomohiro consiguió, en parte, lo que se proponía. Salió en las noticias, por supuesto, y generó un debate entre si era "Kireru", un asesinato cometido por un joven alienado de la sociedad japonesa, o si la culpa era de la cultura Otaku por fomentar su comportamiento compulsivo y antisocial. Konami canceló tres eventos del lanzamiento de Metal Gear Solid 4, pensando en la seguridad del público. Y los legisladores japoneses endurecieron las leyes sobre adquisición de cuchillos. Su familia pidió disculpas en televisión nacional.

Tomohiro Kato fué sentenciado a muerte en 2011, y su sentencia revisada en 2012. Sus abogados alegaron locura y pidieron clemencia, citando varias instancias de acoso online que su cliente sufrió. El fiscal alegó que Kato debía estar en control de sus actos, dada su elaborada preparación.

Kato dió tres vueltas alrededor de la manzana antes de proceder con su masacre, un acto de duda que sugiere que sabía la magnitud de lo que iba a hacer. El juzgado de Tokyo cita su relación abusiva con su madre como posible fuente de su incapacidad para entender los sentimientos de otras personas. Su última apelación fué rechazada en 2015. La parada final para Kato será la horca.